Las grandes ‘telecos’: los paganini de la revolución tecnológica

Las telefónicas europeas son incapaces de rentabilizar la nueva era industrial a la que dan soporte con sus redes, acosadas por la deuda y la regulación.

Parafraseando el título del libro del escritor Stefan Zweig, politólogos y economistas se pasaron la segunda mitad del siglo XX prediciendo que Brasil era el país del eterno futuro. El Estado amazónico lo tenía todo para convertirse en la locomotora económica de Latinoamérica y en una de las mayores potencias del mundo. Pero esa previsión nunca se tradujo en realidad. Y Brasil sufre hoy, como ayer, índices de pobreza inadmisibles para un país avanzado. Las telecomunicaciones como Brasil son el sector del eterno futuro. Expertos, bancos de inversión, consultoras y los propios gestores de las operadoras han venido agitando durante más de dos décadas el mantra de que las telcos, como se las conoce en el argot, tenían por delante un crecimiento exponencial imparable como cimiento indispensable de la revolución tecnológica. El Internet de las Cosas (IoT), el Big Data, la Inteligencia Artificial, servicios en la nube (cloud), los smartphones o el Blockchain precisan unas redes tanto fijas de móviles cada vez más potentes y veloces, capaces de procesar millones de datos en milisegundos. Para cubrir esas necesidades, los operadores como Telefónica, Vodadone, Orange o Deutsche Telekom han disparado sus inversiones. Pero ese esfuerzo sin el que no sería posible la cuarta revolución industrial, no se ha traducido en un retorno en rentabilidad. Más bien al contrario.

Los ingresos del sector de tecnologías de la información (TIC) en Europa han retrocedido un 17% solo en los últimos cinco años, pasando de los 444.000 a 369.000 millones de euros entre 2012 y 2017, mientras que la inversión en redes han aumentado entre 2010 y 2017 de 33.700 a 50.300 millones al año. Un panorama completamente distinto al que viven las grandes telefónicas en Estados Unidos, cuyos ingresos han crecido un 7% en el mismo periodo, de 504.000 a 540.000 millones. Tanto estás como las asiáticas han crecido también en valor en Bolsa en los últimos años., frente al desplome de las europeas.

Así la capitalización de las diez máximas telecos europeas se ha desplomado un 43% en los últimos años (desde 2012 hasta octubre de 2018), mientras que el valor de mercado de sus competidoras de EE UU ha aumentado un 71%, según datos de Bloomberg, como ha recordado el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en sus últimas intervenciones internacionales (ETNO de Bruselas y MWC19 de Barcelona).

Una de las razones recurrentes de esta situación es la estricta y profusa regulación europea, que impide cualquier proceso de concentración que han sufrido los operadores españoles. Se vetó la compra de O2 de Telefónica por Hutchison en Reino Unido y en España, se supeditó la compra de Jazztel por Orange a que se le cediera gran parte de la red de ADSL/fibra y móvil a MásMóvil. La rigidez de las autoridades de Competencia europea ha ido tan lejos que se han prohibido fusiones como la de Telia y Telenor en un país tan diminuto como Dinamarca. La consecuencia de ello, es que en Europa hay 450 operadores, es decir, un operador por cada millón de habitantes, mientras que en Estados Unidos hay solo cuatro (y se van a reducir a tres con la fusión de T-Mobile y Sprint), y en China operan solo tres grandes (China Mobile, China Unicom y China Telecom).

El presidente de Deutsche Telekom, Tim Höettges, se quejaba en el último MWC de Barcelona de la regulación “poco amigable” que hay en Europa para competir en igualdad de condiciones con las grandes empresas de tecnología de Estados Unidos y China. “Yo quiero invertir patrióticamente en Europa. Pero nosotros tenemos que garantizar a nuestros hijos que van a poder trabajar en el mismo ambiente con las mismas oportunidades que los de Asia o Estados Unidos. Necesitamos mejores infraestructuras pero nos estamos quedando atrás”.

Título: Las grandes ‘telecos’: los paganini de la revolución tecnológica
Actualizado: abril 25th, 2019
Autor: Telecom Iberica
« Regresar a Noticias