¿Cómo puede Telecom Ibérica permitirse asumir el riesgo?

El riesgo de la finalización del contrato es la razón por la que existe Telecom Ibérica. Su premisa es simple: Telecom Ibérica compra los derechos del alquiler del arrendador  de un emplazamiento de telecomunicaciones por un período de tiempo acordado, a cambio del pago de una gran cantidad . Telecom Ibérica compensa el riesgo de finalización del contrato al poseer una gran cartera de activos mediante la cual el riesgo está diversificado y distribuido en miles de arrendamientos. A diferencia del propietario medio de un sitio, Telecom Ibérica puede permitirse perder una fracción o pequeño porcentaje de todos sus flujos de alquiler debido a su tamaño, experiencia y capacidad para negociar tarifas de mercado justas. En resumen, puede permitirse  asumir un riesgo calculado.

La estrategia de Telecom Ibérica es adquirir una cartera diversificada de inversiones inmobiliarias a largo plazo para recaudar flujos de caja estables y predecibles, al tiempo que ofrecemos a los propietarios de emplazamientos soluciones financieras para asegurar su futuro. Cuando expira el acuerdo con Telecom Ibérica, el propietario del sitio comienza a recibir ese flujo de efectivo nuevamente, a menudo a una tasa de mercado más alta debido a las negociaciones exitosas entre el propietario y el inquilino.

Telecom Ibérica elimina el riesgo de perder los ingresos de alquiler para el propietario del sitio, en caso de que los operadores inalámbricos decidan retirar su equipo y abandonar el sitio. Le dan al propietario un nuevo flujo de ingresos por adelantado que puede invertir, lo que le permite al propietario del sitio liberar el capital de su contrato de arrendamiento y reinvertir el dinero en algo más rentable. Ya sea que reinviertan en su negocio, mejoras en el hogar, cancelen su hipoteca o viajen por el mundo, inviertan en su pensión o paguen las tasas de matrícula de sus hijos, los beneficios de obtener un capital inicial por adelantado son evidentes respecto al acuerdo anterior firmado con el inquilino.

Al ser un propietario a gran escala que opera independientemente de los operadores móviles y los gestores de infraestructuras, Telecom Ibérica anima a los arrendadores de un sitio de telecomunicaciones a informarse sobre lo que es un mercado dinámico. Según su experiencia, los acuerdos de telecomunicaciones no están en absoluto estandarizados. Los alquileres y los derechos del inquilino y el dueño de la propiedad varían; sin embargo, muchos propietarios no lo saben. Si un inquilino le pide que modifique los términos de arrendamiento establecidos, los propietarios deben saber exactamente qué significan estos cambios desde una perspectiva comercial y legal. Sin la atención adecuada, es posible que esté afectando a los términos que ha aceptado y disfrutado anteriormente.

Desde una perspectiva legal del contrato, una cláusula atípica que se encuentra en los arrendamientos de los operadores es lo que impulsa el modelo de negocio de Telecom Ibérica. Los operadores normalmente incluyen una cláusula de rescisión anticipada en sus contratos de arrendamiento, con períodos de preaviso a corto plazo, tan breves como 30 días. Telecom Ibérica tiene como objetivo concienciar sobre el hecho de que los arrendamientos de telecomunicaciones son una fuente inestable de ingresos; no están garantizados a largo plazo. A pesar de la solidez de estas estructuras y el volumen de usuarios que dependen de estos emplazamientos para acceder a la red, el riesgo de rescisión sigue siendo real debido a la cláusula de finalización anticipada del contrato de arrendamiento.

En sus transacciones, Telecom Ibérica trabaja con los propietarios, sus abogados y asesores financieros para asegurarse de que el propietario tenga claridad sobre lo que está formalizando. La experiencia ha demostrado al equipo de Telecom Ibérica que los propietarios  a menudo carecen de la información especializada del mercado actual que se requiere cuando negocian con sus inquilinos. También recomiendan que los propietarios revisen con detalle cualquier comunicado o anexo recibido de su inquilino. A un propietario con un emplazamiento de telecomunicaciones instalado en su propiedad, Telecom Ibérica le preguntaría; ¿Está al tanto de los cambios en curso del mercado que pueden afectar al rendimiento financiero de su contrato de alquiler?